Tratamiento del agua en torres de refrigeración y condensadores evaporativos

El mantenimiento de las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos es un proceso que aporta múltiples ventajas. La primera es evitar la proliferación de la bacteria de la legionela; la segunda, optimizar el rendimiento y la vida de los equipos. Manuel Lamúa, Investigador del ICTAN y Asesor Técnico de la Asociación de Empresas del frio y sus tecnologias (AEFYT), nos explica los aspectos clave a tener en cuenta en un programa de mantenimiento que garantice la eficacia y seguridad.



La refrigeración evaporativa con seguridad y eficiencia


La refrigeración evaporativa es una tecnología que utiliza el agua como refrigerante, el enfriamiento se produce por la evaporación de una pequeña cantidad de agua en recirculación que fluye a través del equipo, y cuyo mantenimiento se halla sujeto a los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis establecidos en el RD 865/2003.

Las instalaciones y procesos industriales con torres y condensadores de refrigeración evaporativa deben tener al dia la gestión de un libro de mantenimiento, que permita registrar todas las operaciones desarrolladas y los planos actualizados de las instalaciones existentes.

La legionela es una bacteria que se desarrolla en bajas concentraciones en la mayoría de circuitos de agua, resultando inocua en estas condiciones. Factores como la temperatura, el estancamiento de agua o la acumulación de materias de corrosión, lodos o amebas, favorecen la multiplicación de la bacteria hasta permitirle alcanzar concentraciones perjudiciales para el ser humano.




Legionella y torres de refrigeración


En el caso de las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos, es necesario que se presente una cadena de sucesos poco probable para que se produzca un brote epidémico de legionelosis asociado a estos equipos:

• la existencia de una alta concentración de colonias de la bacteria, que entran en la instalación a través de la red pública de suministro
• unas condiciones incontroladas que permitan la multiplicación y dispersión de la bacteria
• la descarga de una corriente de aire con aerosoles contaminados al ambiente
• y un número suficiente de micro-gotas de los aerosoles inhalados por personas susceptibles de padecer la enfermedad.


Los factores clave para prevenir el riesgo son:

• un adecuado diseño y mantenimiento del equipo
• el correcto tratamiento del agua utilizada
• evitar las condiciones que favorecen la mutiplicaciónde la bacteria con una correcta limpieza y desinfección
• minimizar el arrastre de aerosoles de agua en la descarga del aire de los equipos
• evitar las posibilidades de inhalación mediante el adecuado emplazamiento del equipo


El mantenimiento de la instalación

Todas las actuaciones desarrolladas en torno al mantenimiento de los equipos, están dirigidas a propiciar las tareas de limpieza, desinfección y el control de la temperatura del agua, con el objetivo de evitar el riesgo de la reproducción de la legionela y de optimizar el rendimiento energético del equipo.





Control del agua en recirculación

Además de las impurezas presentes en el agua de reposición, para equilibrar la pérdida por evaporación o por la purga del sistema, algunas impurezas en el aire pueden ser transportadas al interior de la torre y arrastradas por el agua en recirculación, por lo que es necesario implementar:

• un programa de tratamiento de agua diseñado contra las incrustaciones y la corrosión
• un control biológico
• un control de supervisión, que garantice que el anterior está manteniendo la calidad del agua dentro de los parámetros establecidos.





Las incrustaciones

La excesiva formación de incrustaciones sobre las superficies de transferencias de calor reduce significativamente la eficacia de dicha transferencia y también crea un terreno propicio para la reproducción de microorganismos que puede aumentar el riesgo de contaminación bacteriológica.

Las incrustaciones pueden prevenirse mediante:

• la descalcificación del agua de aportación,
• el control de la purga
• y la dosificación de productos químicos inhibidores de incrustaciones o bien con métodos físicos como las técnicas electromagnéticas.




La corrosión

En lo que a la corrosión se refiere, ésta actúa en contra de los componentes de la instalación acortando su vida útil, al mismo tiempo que algunos de sus productos, como es el caso del óxido, favorecen el crecimiento bacteriológico.

Su prevención viene dada por:

el mantenimiento de la calidad del agua de recirculación dentro de los límites especificados por los proveedores de los equipos
la aplicación de dosificación de inhibidores de corrosión.



La suciedad

Otro problema es la suciedad de las superficies de intercambio térmico con sedimentos y lodo, que pueden controlarse con:

biodispersantes químicos dosificados separadamente o mezclados con un biocida químico y cuya eliminación implica el filtrado del agua en recirculación.
La suciedad no sólo afecta al rendimiento térmico sino que también propicia el crecimiento de bacterias. En este punto, el control del crecimiento bacteriológico es el único instrumento válido para evitar la proliferación de bacterias que contaminan el agua en recirculación y entre las que se encuentran la Legionella Pneumophila, causante de la Legionelosis.

Evitarlo pasa por:

• la utilización de productos biocidas oxidantes y no oxidantes
• métodos no químicos como el ozono, la luz ultravioleta y los iones de cobre y de plata.
• En caso de producirse una contaminación biológica excesiva, habrá que proceder a la desinfección de la instalación.


Mantenimiento mecánico y de limpieza

Junto al control del agua en recirculación, se impone la aplicación de un  programa de mantenimiento mecánico y de limpieza del equipo que garantice el rendimiento térmico de la instalación y su seguridad, ya que, precisamente, la falta de mantenimiento y limpieza son los motivos que podrían provocar la Legionelosis.

El mantenimiento dependerá de:

• la ubicación del equipo
• la contaminación ambiental de su entorno
• el tipo de proceso de enfriamiento
• y la efectividad de su tratamiento de agua.

Periódicamente, es conveniente hacer una inspección de la instalación.



Tecnologia respetuosa con el medio ambiente

El enfriamiento evaporativo utilizado en las instalaciones frigoríficas y de aire acondicionado con condensación por agua, es una tecnología respetuosa con el entorno, que produce un impacto medioambiental reducido en varios aspectos:

• Reducción del efecto invernadero, al limitar las emisiones de CO2
• Reducción de la contaminación acústica
• Reducción del consumo de agua
Torres de Refrigeración
Condensadores Evaporativos
Mantenimiento de Equipos

Tratamiento del agua en torres de refrigeración y condensadores evaporativos

Torres de Refrigeración
Condensadores Evaporativos
El mantenimiento de las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos es un proceso que aporta múltiples ventajas. La primera es evitar la proliferación de la bacteria de la legionela; la segunda, optimizar el rendimiento y la vida de los equipos. Manuel Lamúa, Investigador del ICTAN y Asesor Técnico de la Asociación de Empresas del frio y sus tecnologias (AEFYT), nos explica los aspectos clave a tener en cuenta en un programa de mantenimiento que garantice la eficacia y seguridad.



La refrigeración evaporativa con seguridad y eficiencia


La refrigeración evaporativa es una tecnología que utiliza el agua como refrigerante, el enfriamiento se produce por la evaporación de una pequeña cantidad de agua en recirculación que fluye a través del equipo, y cuyo mantenimiento se halla sujeto a los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis establecidos en el RD 865/2003.

Las instalaciones y procesos industriales con torres y condensadores de refrigeración evaporativa deben tener al dia la gestión de un libro de mantenimiento, que permita registrar todas las operaciones desarrolladas y los planos actualizados de las instalaciones existentes.

La legionela es una bacteria que se desarrolla en bajas concentraciones en la mayoría de circuitos de agua, resultando inocua en estas condiciones. Factores como la temperatura, el estancamiento de agua o la acumulación de materias de corrosión, lodos o amebas, favorecen la multiplicación de la bacteria hasta permitirle alcanzar concentraciones perjudiciales para el ser humano.




Legionella y torres de refrigeración


En el caso de las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos, es necesario que se presente una cadena de sucesos poco probable para que se produzca un brote epidémico de legionelosis asociado a estos equipos:

• la existencia de una alta concentración de colonias de la bacteria, que entran en la instalación a través de la red pública de suministro
• unas condiciones incontroladas que permitan la multiplicación y dispersión de la bacteria
• la descarga de una corriente de aire con aerosoles contaminados al ambiente
• y un número suficiente de micro-gotas de los aerosoles inhalados por personas susceptibles de padecer la enfermedad.


Los factores clave para prevenir el riesgo son:

• un adecuado diseño y mantenimiento del equipo
• el correcto tratamiento del agua utilizada
• evitar las condiciones que favorecen la mutiplicaciónde la bacteria con una correcta limpieza y desinfección
• minimizar el arrastre de aerosoles de agua en la descarga del aire de los equipos
• evitar las posibilidades de inhalación mediante el adecuado emplazamiento del equipo


El mantenimiento de la instalación

Todas las actuaciones desarrolladas en torno al mantenimiento de los equipos, están dirigidas a propiciar las tareas de limpieza, desinfección y el control de la temperatura del agua, con el objetivo de evitar el riesgo de la reproducción de la legionela y de optimizar el rendimiento energético del equipo.





Control del agua en recirculación

Además de las impurezas presentes en el agua de reposición, para equilibrar la pérdida por evaporación o por la purga del sistema, algunas impurezas en el aire pueden ser transportadas al interior de la torre y arrastradas por el agua en recirculación, por lo que es necesario implementar:

• un programa de tratamiento de agua diseñado contra las incrustaciones y la corrosión
• un control biológico
• un control de supervisión, que garantice que el anterior está manteniendo la calidad del agua dentro de los parámetros establecidos.





Las incrustaciones

La excesiva formación de incrustaciones sobre las superficies de transferencias de calor reduce significativamente la eficacia de dicha transferencia y también crea un terreno propicio para la reproducción de microorganismos que puede aumentar el riesgo de contaminación bacteriológica.

Las incrustaciones pueden prevenirse mediante:

• la descalcificación del agua de aportación,
• el control de la purga
• y la dosificación de productos químicos inhibidores de incrustaciones o bien con métodos físicos como las técnicas electromagnéticas.




La corrosión

En lo que a la corrosión se refiere, ésta actúa en contra de los componentes de la instalación acortando su vida útil, al mismo tiempo que algunos de sus productos, como es el caso del óxido, favorecen el crecimiento bacteriológico.

Su prevención viene dada por:

el mantenimiento de la calidad del agua de recirculación dentro de los límites especificados por los proveedores de los equipos
la aplicación de dosificación de inhibidores de corrosión.



La suciedad

Otro problema es la suciedad de las superficies de intercambio térmico con sedimentos y lodo, que pueden controlarse con:

biodispersantes químicos dosificados separadamente o mezclados con un biocida químico y cuya eliminación implica el filtrado del agua en recirculación.
La suciedad no sólo afecta al rendimiento térmico sino que también propicia el crecimiento de bacterias. En este punto, el control del crecimiento bacteriológico es el único instrumento válido para evitar la proliferación de bacterias que contaminan el agua en recirculación y entre las que se encuentran la Legionella Pneumophila, causante de la Legionelosis.

Evitarlo pasa por:

• la utilización de productos biocidas oxidantes y no oxidantes
• métodos no químicos como el ozono, la luz ultravioleta y los iones de cobre y de plata.
• En caso de producirse una contaminación biológica excesiva, habrá que proceder a la desinfección de la instalación.


Mantenimiento mecánico y de limpieza

Junto al control del agua en recirculación, se impone la aplicación de un  programa de mantenimiento mecánico y de limpieza del equipo que garantice el rendimiento térmico de la instalación y su seguridad, ya que, precisamente, la falta de mantenimiento y limpieza son los motivos que podrían provocar la Legionelosis.

El mantenimiento dependerá de:

• la ubicación del equipo
• la contaminación ambiental de su entorno
• el tipo de proceso de enfriamiento
• y la efectividad de su tratamiento de agua.

Periódicamente, es conveniente hacer una inspección de la instalación.



Tecnologia respetuosa con el medio ambiente

El enfriamiento evaporativo utilizado en las instalaciones frigoríficas y de aire acondicionado con condensación por agua, es una tecnología respetuosa con el entorno, que produce un impacto medioambiental reducido en varios aspectos:

Reducción del efecto invernadero, al limitar las emisiones de CO2
Reducción de la contaminación acústica
Reducción del consumo de agua
 
611-423-908
.......................
COBERTURA: Murcia + Provincia
TELÉFONO: 611-423-908
LEGIONELLA
TRATAMIENTO DE AGUAS
BIOMYL
DIRECCIÓN
TELÉFONOS
EMAIL
SERVICIOS
Pol. Ind. El Tapiado. C/ Tejo, 12 30500 Molina de Segura (Murcia)
611 423 908
info@legionellabiomyl.es
® 2018.- Web creada por Local Marketing España
¿Necesita el mantenimiento de sus instalaciones?
Mantenimiento de Equipos
¿Necesita el mantenimiento de sus instalaciones?

DIRECCIÓN
TELÉFONOS
EMAIL
SERVICIOS
611 423 908
Pol. Ind. El Tapiado. C/ Tejo, 12 30500 Molina de Segura (Murcia)
info@legionellabiomyl.es
® 2018.- Web creada por Local Marketing España
.......................
COBERTURA: Murcia + Provincia
TELÉFONO: 611 423 908
LEGIONELLA
TRATAMIENTO DE AGUAS
BIOMYL
|
BIOMYL - Control Integral de Legionella | Murcia | 611 423 908